Búsqueda personalizada

Jesús si existió (la história lo cuenta así, Textos) I

. 23/7/08
  • Agregar a Technorati
  • Agregar a Del.icio.us
  • Agregar a DiggIt!
  • Agregar a Yahoo!
  • Agregar a Google
  • Agregar a Meneame
  • Agregar a Furl
  • Agregar a Reddit
  • Agregar a Magnolia
  • Agregar a Blinklist
  • Agregar a Blogmarks
  • votar


Son muchas las personas que se preguntan sobre la existencia de Jesús en la historia y "pruebas" que lo demuestren. Sin duda no existen muchos datos "palpables" de su existencia porque el "Jesús" que "conocemos" hoy en dia no era el mismo icono eclesiástico en su época como es en esta era. Si bien las pruebas encontradas para mi y para muchos resultan satisfactorias y suficientes para demostrar su existencia por lo menos en la historia, mas luego la divinidad o Fe es cosa de cada uno y no es este el lugar donde se pondrá de manifiesto.


Los Textos:


Los evangelios bíblicos reconocidos por la Iglesia son la principal prueba, los que conocemos casi todos. A estas fuentes se añaden distintos escritos apócrifos de valor desigual y referencias patrísticas datables todavía en el siglo I. Sin embargo, existen también otras fuentes históricas como son las llamadas fuentes clásicas .


Fuentes clásicas: (fuente de:César Vidal Manzanares es escritor, historiador y teólogo)

A pesar de ser limitadas, tienen una importancia considerable porque surgen de un contexto cultural previo al Occidente cristiano y porque —de manera un tanto injustificada— son ocasionalmente las únicas conocidas incluso por personas que se presentan como especialistas en la Historia del cristianismo primitivo.

La primera de esas referencias la hallamos en Tácito . Nacido hacia el 56-57 d. de C., Tácito desempeñó los cargos de pretor (88 d. de C.) y cónsul (97 d. de C.) aunque su importancia radica fundamentalmente en haber sido el autor de dos de las grandes obras históricas de la Antigüedad clásica: los Anales y las Historias, menciona de manera concreta el cristianismo en Anales XV, 44 , una obra escrita hacia el 115-7. El texto señala que los cristianos eran originarios de Judea, que su fundador había sido un tal Cristo —resulta más dudoso saber si Tácito consideró la mencionada palabra como título o como nombre propio— ejecutado por Pilato y que durante el principado de Nerón sus seguidores ya estaban afincados en Roma donde no eran precisamente populares.

La segunda mención a Jesús en las fuentes clásicas la encontramos en Suetonio . Aún joven durante el reinado de Domiciano (81-96 d. de C.), Suetonio ejerció la función de tribuno durante el de Trajano (98-117 d. de C.) y la de secretario ab epistulis en el de Adriano (117-138).

menciona una medida del emperador Claudio encaminada a expulsar de Roma a unos judíos que causaban tumultos a causa de un tal “Cresto”. Los datos coinciden con lo consignado en algunas fuentes cristianas que se refieren a una temprana presencia de cristianos en Roma y al hecho de que en un porcentaje muy elevado eran judíos en aquellos primeros años. Por añadidura, el pasaje parece concordar con lo relatado en Hechos 18, 2 y podría referirse a una expulsión que, según Orosio (VII, 6, 15) tuvo lugar en el noveno año del reinado de Claudio (49 d. de C.). En cualquier caso no pudo ser posterior al año 52.

Una tercera referencia en la Historia clásica la hallamos en Plinio el Joven (61-114 d. de C.). Gobernador de Bitinia bajo Trajano, Plinio menciona en el décimo libro de sus cartas a los cristianos (X, 96, 97). Por sus referencias sabemos que consideraban Dios a Cristo y que se dirigían a él con himnos y oraciones. Gente pacífica, pese a los maltratos recibidos en ocasiones por parte de las autoridades romanas, no dejaron de contar con abandonos en sus filas.



A mitad de camino entre el mundo clásico y el judío nos encontramos con la figura de Flavio Josefo, el mas conocido por sus fuentes históricas referidas a Jesús.


Resumiendo pues, puede señalarse que efectivamente contamos con fuentes históricas distintas de las cristianas para conocer la vida y la enseñanza de Jesús. Todas ellas eran hostiles —a lo sumo, indiferentes— pero, de manera muy interesante, corroboran la mayoría de los datos que conocemos por el Nuevo Testamento. Su judaísmo, su pertenencia a la estirpe de David, su autoconciencia de mesianidad y divinidad, la realización de milagros, su influencia sobre cierto sector del pueblo judío, su afirmación de que vendría por segunda vez, su ejecución a instancias de algunas autoridades judías pero a mano del gobernador romano Pilato, la afirmación de que había resucitado y la supervivencia de sus discípulos hasta el punto de alcanzar muy pronto la capital del imperio son tan sólo algunos de los datos que nos proporcionan —no con agrado, todo hay que decirlo— las diferentes fuentes no-cristianas. Es mucho más de lo que sabemos por fuentes alternativas en el caso de la mayoría de los personajes de la Antigüedad.


Como siempre una artículo registrado en:
Safe Creative #0810181158632

1 COMENTARIOS:

NieveoscurA dijo...

Zeirgest esta equivocado en varias cosas. Pero las cosas que dices en tu blog hacen dar cuenta a leguas que tu fanatismo no te deja ver...esas fuentes historicas que tu dices son post jesus, osea, se basan en datos mas antiguos que facilmente pueden ser falsos. ahora, la existencia de jesus como persona real, no significa que hacia milagros y todo eso que dicen los mitos, solo que existio alguien que se llamba jesus y que le decian cristo.
por cierto, si no lo sabes es por que no lo has leido, es una de la frases mas absurdas y consumistas que he leido en mi vida: tienes que diferencuiar entre saber y conocer.
saludos